28 de septiembre de 2012

Vamos al Bernabéu


Este fin de semana vuelve el Depor a uno de los grandes templos del fútbol. Nos vamos a jugar al Bernabéu, ese estadio que tantas alegrías nos dio en el famoso "centenariazo". Está claro que jugando contra el Real Madrid siempre tenemos más suerte en  casa pero hay que intentarlo, siempre se puede conseguir.




La última vez que estuve allí fue hace dos años por estas mismas fechas. Había visto el estadio por fuera pero nunca había entrado. Recuerdo que me había llamado la atención ver las gradas tan cerca del campo, escuchar gritos de animo mientras nombraban a los jugadores del Depor, mirar hacia arriba, y no ver a la afición (por la potencia de los focos y lo alto que es el estadio) ¡Y que cerrado! Había estado de visita en el Camp Nou, grande también, pero ni punto de comparación. En este la gente está mucho más encima del campo. ¡Me gustó! Eso si, cualquiera ve el fútbol desde el último anfiteatro... no apto para miopes ni para gente con vertigo.



¡Que nervios tenía aquel día! La organización te deja una silla como las de playa, de esas que tienes el culo a dos centímetros del suelo (para no molestar al público si estás de pie) y me pasé todo el partido sentada en el borde, estirando el chubasquero para ponerlo por encima de las rodillas y taparme lo máximo que pudiera. No había llovido en todo el día y en las dos horas del partido cayó un aguacero de los que raras veces se ven por la capital. Acabé empapada, y triste por el resultado. ¿Con que cara te vas de un estadio si te meten seis goles?

Este domingo me toca volver, con ilusiones renovadas después de una temporada sin poder pisar ese campo, y con cierto animo de revancha después de la experiencia de la última vez.


A ver que pasa...

R.Madrid-Depor

No hay comentarios:

Publicar un comentario